Fernando Alonso, sorprendido con el Aston Martin: "Feliz por encima del cien por cien"

img

Fiabilidad y buenas sensaciones. Apenas dos días después de cerrar su etapa con el equipo Alpine, Fernando Alonso se estrenaba en Aston Martin. Es de agradecer que su anterior empleador le haya liberado de sus obligaciones contractuales para poder conocer su nueva casa las próximas dos temporadas. Eso sí, coche, mono ignífugo y casco absolutamente desprovisto de cualquier tipo de publicidad. Simplemente, el icónico número 14 y, eso sí, grandes dosis de ilusión. Así lo proyecto el español al terminar su primer día en la oficina

"Fue un día muy especial -explicó el bicampeón mundial-, se trataba de montarse por primera vez en el coche y de sentir también las diferencias (entre Alpine y Aston Martin). Obviamente, corrimos hace apenas dos días aquí, así que todo está muy fresco y muy útil para comparar". En total, nada menos que 97 vueltas completó en cinco horas de pruebas, el asturiano antes de entregar el coche a Lance Stroll para las últimas horas. Y ya, hasta que pueda subirse de nuevo al monoplaza de 2023, el próximo mes de febrero.

"Cuando firmé para Aston Martin, estaba feliz al 90 por ciento. Cuando empezaron a mejorar y terminaron la temporada mucho más competitivos, yo estaba al 100 por 100. Y después de esta jornada ya me siento por encima del 100. Me siento honrado de conducir para una marca tan icónica", declaraba al final de la jornada, con un entusiasmo inesperado para una simple primera jornada de contacto.

Fiabilidad y buenas sensaciones

Resultaba sorprendente que el piloto asturiano percibiera diferencias notables en dos coches que en tiempos por vuelta son muy próximos. Especialmente en lo tocante a fiabilidad, dado que había ciertas reservas con el elevado kilometraje del propulsor que usó en la jornada de pruebas. Una fiabilidad que calificó como sobresaliente: "Cuando me dijeron el kilometraje del motor por la noche, estaba preocupado. Ese número es un poco alto para los estándares a los que estoy acostumbrado, pero hicimos 97 vueltas sin problema, así que es realmente excepcional". Esta fue la primera ocasión de conducir un coche con motor Mercedes en la era híbrida. Cuando se le preguntó al respecto, esbozó una sonrisa, limitándose a resaltar que eran diferentes.

La sorpresa más positiva para Alonso fue encontrarse muy rápidamente cómodo con la sensibilidad y ajuste de la dirección asistida, el tema que más dolores de cabeza dio al piloto español en su retorno a la competición y tal y como reconoció en su momento, cuando llevó casi cinco meses percibir las sensaciones necesarias para extraer todo el potencial del coche. Un aspecto mucho más crítico de lo que parece, pues resulta clave para la gestión de los neumáticos delanteros y para el estilo de pilotaje. "Teníamos alguna preocupación -explicó Fernando- acerca de la retroalimentación de la dirección asistida, pero fue una sorpresa muy agradable que me sintiera bien con el sistema Aston Martin y no necesitáramos cambiar mucho".

El propio Lance Stroll colaboró para aconsejar sobre los ajustes, tanto de la dirección asistida como de otros pequeños detalles. El proceso de familiarización fue bastante rápido y, prueba de ello, es que Alonso marcó el tercer tiempo más rápido de la mañana con un muy respetable 1m26.312s (la pole position de Verstappen fue de 1.23.824 y el tiempo en parrilla de Sebastian Vettel fue de 1.24.961). Estar a un segundo tres décimas del límite del coche es algo muy destacable en un primer día de aclimatación. Más aún teniendo en cuenta que lo de Vettel en clasificación fue un auténtico 'vueltón'.

Pruebas con los nuevos Pirelli

La otra parte importante de la jornada de pruebas fueron las pruebas y desarrollo de los nuevos neumáticos Pirelli para la próxima temporada. Las altas temperatura y elevado desgaste del tren delantero en Yas Marina lo convierten en un exigente territorio para comprobar los límites y ratio de degradación de los nuevos compuestos. Las cubiertas probadas son versiones actualizadas de las testadas en los entrenamientos libres de los Grandes premios de Estados Unidos y México. "Los sentí muy bien, -expresó Alonso-. Creo que los neumáticos no son muy diferentes en comparación con los de esta temporada. Obviamente, se ve que han intentado mejorar algunas debilidades que tuvimos durante 2022. Pero incluso con el calor extremo, ahora al mediodía se sentían bien. Creo que en cuanto a los neumáticos, deberíamos ir muy bien en 2023".

Fernando Alonso resumió su primera jornada vestido de verde. Felizmente, sorprendido en todo. "Traté de conocer a todos los mecánicos, los ingenieros, e intentaré recordar muchos nombres nuevos. El coche de este año no está ni cerca de lo que correremos el próximo año, pero lo sentí bien". El AMR23 será su primer Aston Martin. Hasta ese momento, Alonso se ha quedado con mejores sensaciones de las que esperaba.

×