img

¿Funciona el 'nuevo' Alpine de Silverstone? Fernando Alonso hace sus apuestas

Siempre es un desafío introducir tantas piezas nuevas como ha hecho Alpine en Silverstone. Las simulaciones solo tienen validez real en la pista. Una primera sesión perdida por la lluvia ayudaba menos todavía. ¿Funcionaron las novedades del equipo francés en la primera jornada del GP de Gran Bretaña?

"Siendo sinceros, la verdad es que no hemos tenido mucho tiempo para evaluar correctamente todas las evoluciones que hemos traído" explicaba Fernando al bajarse del coche: "La primera sesión de libres no ha servido para nadie, por lo que nos enfocamos a sacar el máximo partido posible a la segunda sesión. Siempre descubres cosas nuevas cuando estrenas un pack de evoluciones, tratas de adaptar aquí y allí, pero el tiempo no acompañaba. De todos modos es igual para todo el mundo , así que es lo que hay. Estamos contentos con el rendimiento del coche, así que veremos mañana lo que podemos hacer. Lo encaro con bastante optimismo el fin de semana".

¿Es genuina la confianza de Alonso en su renovado Alpine? O su optimismo que el resto tienen sus propios problemas por la falta de tiempo en pista Quizá una mezcla de ambas cosas, porque aunque acabar sexto a ocho décimas de Carlos Sainz era positivo, ( el piloto más rápido del viernes), en el A522 se vio un ‘efecto rebote’ algo alarmante Ayer estas líneas alertábamos de esta posibilidad, porque aunque el nuevo suelo y pontones funcionen mejor en el túnel del viento, siempre cabe la posibilidad que el fenómeno de los botes luego se reproduzca en pista.

Un riesgo a contrarreloj

Todas las mejoras han llegado contrarreloj a Silverstone y hasta el propio jefe del equipo, Ottmar Szafnauer reconocía que, de no tener su sede de Enstone a 45 minutos del circuito, no se habrían arriesgado a traer tantas piezas nuevas. "El equipo ha hecho un extraordinario esfuerzo en traer las evoluciones completas para los dos coches. De hecho, hoy no teníamos piezas de repuesto, que llegarán mañana. Está claro que de no estar tan cerca del circuito la fábrica, probablemente no habríamos traído todas estas actualizaciones” explicó el ingeniero americano.

La idea inicial era traer a Silverstone solo un suelo nuevo, pero los ingenieros del equipo alertaron la necesidad de coincidir con el rediseño de los pontones laterales por la interacción de estas partes, que tienen el objetivo de mejorar el flujo de aire hacia la zona trasera, permitiendo mejor sujeción del tren posterior pero sin mayor resistencia al aire. Suelo y pontones combinados resultan críticos para que funcione un alerón apenas visible pero aerodinámicamente clave. Este alerón, que también ha sido rediseñado, se sitúa por debajo del principal y justo por encima de la salida de los canales de ala invertida del suelo. De aquí la importancia de introducir a la vez todas las piezas.

Las mejoras en el Alpine parece que surtieron efecto (EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA)

Preocupación por la fiabilidad

Las condiciones mejoraron mucho para la segunda sesión, donde se concentró todo el trabajo. Fernando terminó la sesión en sexto lugar con un tiempo de vuelta de 1’29.695 mientras que Esteban Ocon acabó duodécimo con un tiempo de 1’30.238. Aparentemente, las mejoras funcionan, pero resta minimizar el tremendo ‘efecto rebote’ ante la dificultad de que coche y pilotos aguanten todo un Gran Premio así. Más aún con el estrés añadido para el coche que suponen los bordillos de Silverstone, de los más duros del campeonato. "Sabemos que aquí y en Austria el asunto de los bordillos es algo a tener muy en cuenta, pero trataremos de tener todo el cuidado posible con el coche" -explicaba el propio Fernando-.

El piloto español y su director técnico Matt Hartman declaraban contar con suficientes datos de la única sesión en la que se pudo rodar para los cambios necesarios para minimizar los botes del coche y extraer todo el potencial de las mejoras introducidas. Sin embargo, si se cumple la previsión de lluvia para el sábado, se llegará a ciegas a la carrera, previsiblemente en seco, una circunstancia que, parecía, motivaba a Alonso especialmente.

Esperando la lluvia

“No parece que por el clima vayamos a poder aprovechar mucho la tercera sesión de entrenamientos libres el sábado, -advertía el piloto de Oviedo-, incluso la clasificación parece que sería en mojado también, así que va a ser un fin de semana muy desafiante para todos. Si la clasificación es en mojado, sería bueno poder rodar con lluvia en la sesión previa. En Imola y Canadá las dos clasificaciones fueron en mojado y fuimos quintos y segundos, ¡así que parece que nos va bien! -concluyó el bicampeón mundial entre risas-.

Existen razones para el optimismo. Excepto los Mercedes, que parecen haber digerido bien las muchas evoluciones que traían también a Silverstone, el resto de equipos, también tenían sus problemas debido a la falta de tiempo en pista para los análisis comparativos de costumbre. Por ejemplo, casi nadie ha podido trabajar en las simulaciones con tanques llenos y neumáticos duros, y quizá aquí sea donde Alonso se desenvuelve como pez en el agua. Nunca mejor dicho, al menos, como parece, el sábado.

×