Sainz y Leclerc se la juegan para evitar que Ferrari termine con aroma de fracaso

img

La jornada clasificatoria final de 2022 era importante para Ferrari. Por lado, Mattia Binotto se presentaba en la primera rueda de prensa oficial desde la tormenta mediática que anticipaba su posible cese. Por otro, Ferrari sigue en pugna por dos objetivos que, de no lograr ninguno de ellos, en nada ayudarían a la posición del team manager ni al prestigio del equipo. El primero y principal, evitar que Mercedes supere al equipo italiano. El segundo, conseguir que Charles Leclerc supere a Checo López por el subcampeonato.

Ferrari es territorio para andar con pies de plomo para las certezas y los augurios, pero Binotto mostraba signos de confianza en su futuro en la rueda de prensa oficial. Frederic Vasseur, el supuesto elegido, dejaba en el aire la incertidumbre: "No voy a decir nada, pronto los sabréis". ¿Llegará el cese después del gran premio, como se ha rumoreado, su destitución, o John Elkann ha querido dar un toque de atención a su subordinado?

Mientras tanto, sus pilotos lograron mantener las espadas en alto con su actuación en los entrenamientos. Carlos Sainz repitió el esquema de principios de temporada: por delante del monegasco en casi todos los bloques, hasta la última vuelta final, en la que fue superado por un Leclerc que no las tenía consigo en los dos primeros bloques. Ferrari tendrá que hilar muy fino en todos los frentes, pero Sainz, a diferencia de esos inicios de temporada, el madrileño da hoy señales de confianza para el domingo que no ofrecía en aquellos tiempos. Y puede jugar su papel para ayudar a Leclerc. Para empezar, con las estrategias de tenaza entre ambos pilotos. Si Red Bull se deja, claro.

Faltó el último intento

De momento, ambos marcaron territorio a los Mercedes con la tercera posición de Leclerc y la cuarta de Sainz. Comprendieron pronto que los Red Bull eran inalcanzables, pero también lo fueron los coches rojos para Hamilton y Russell. Sin embargo, en la pugna interna, parecía que el madrileño estaba en condiciones de repetir el resultado de las dos últimas clasificaciones. En el Q2, incluso el monegasco mostraba cierto nerviosismo porque Sainz le superaba en varias curvas del trazado. En el intento final, Sainz superaba por milésimas en el primer sector a su compañero, pero no pudo ser.

"No se unió del todo después de un Q1, Q2 y Q3 muy fuertes, de verdad", explicaba el madrileño con la sensación de oportunidad perdida. Relativa, en todo caso, porque tendrá que trabajar para su compañero si es necesario y se dan las circunstancias. "Me sentía realmente como en casa, pero desafortunadamente antes del último intento tuve una vuelta de salida muy lenta detrás del Alpine y el McLaren, con vueltas de salida más lentas que nosotros", comentaba Sainz al terminar la sesión. "Aunque pude dar un par de vueltas limpias, no pude sacar las últimas décimas que tenía el coche hoy. Pero esto contento con las sensaciones con el coche, y estamos en buena posición para mañana".

En carrera ya es otra historia

En los primeros grandes premios de 2022, Sainz sufría más el domingo que el sábado. Las diferentes condiciones de carrera, de cargas de combustible y neumáticos le restaban confianza y consistencia. Sin embargo, este ya no es su discurso, como repetía en Yas Marina. "Lo importante es que voy cómodo con el coche, que voy tranquilo, voy haciendo buenas vueltas y en ritmo de carrera hoy, la verdad, es que me he sentido bien", añadió. "Tenemos todos los ingredientes para hacer una buena última carrera", finalizó el madrileño.

Ferrari cuenta con 19 puntos de ventaja sobre Mercedes,mientras que Leclerc y Pérez están empatados en la clasificación. Ni Leclerc ni Sainz, ni tampoco el equipo puede despistarse en todos los órdenes. Sainz confiaba en el ritmo de carrera, pero operativamente y por fiabilidad no hay margen para el error. "Los Red Bull son muy difíciles de vencer este fin de semana. Tienen dos o tres décimas en calificación y normalmente esta brecha se amplía en la carrera, por lo que esperaría que durante la carrera tuvieran aún más margen" apuntaba el madrileño.

Efectivamente, el rendimiento en carrera del RB198 mejora el domingo, y la superioridad fue notable el sábado. Preocupa en el caso de Pérez, que podría escaparse en carrera de los monoplazas rojos, y Verstappen ya anunció la pasada semana que ayudará a su compañero, convirtiéndose en un posible colchón de seguridad para el mexicano.

Trabajar para Leclerc

Al terminar la sesión clasificatoria, Leclerc dejó claro que espera una labor de equipo que será crucial. "Estoy seguro de que podemos trabajar juntos con Carlos, de eso no tengo ninguna duda. Intentaremos maximizar el resultado del equipo, pero sabemos que Red Bull es un poco más fuerte el domingo, por lo que será complicado". El monegasco necesita rodar por delante de Pérez para que Sainz pueda ayudarle. Si el mexicano se marcha con el ritmo que parece tener Red Bull y Sainz tiene opciones al podio, poco podrá hacer por su compañero. Para empezar, se necesita gran salida para intentar condicionar la estrategia del brasileño, pero, como Sainz reconocía recientemente, el sistema de arrancada del F1-75 no es uno de sus puntos fuertes. La presión sobre el monegasco con la estrategia de paradas en boxes de los dos Ferrari será crucial durante la carrera.

"Obviamente, no me corresponde a mí decidir, pero estoy bastante relajado. La razón por la que estoy relajado es que siempre tengo discusiones abiertas, francas y constructivas con mis jefes y mi presidente, no solo a corto plazo, sino también a mediano y largo plazo", explicaba Binotto sobre su futuro, a la vez que realizaba un análisis de la progresión de Ferrari en 2022 frente al pasado. "Sabemos que de alguna manera necesitamos mejorar aún más el ritmo de carrera, porque entonces la estrategia es mucho más fácil si tienes un coche fuerte en la carrera. Así que sí, estoy relajado. Estoy más que eso, estoy realmente enfocado en lo que tenemos que hacer y concentrado con el equipo". Nada mejor, por tanto, que terminar la faena en Abu Dabi. Hacerlo por detrás de Mercedes en el campeonato sí que dejaría sabor a fracaso. Y, de momento, John Elkann no ha apoyado públicamente a Mattia Binotto.

×